Desperta Ferro Antigua y Medieval Nº 38: La Guerra de los Cien Años II - Poitiers
  • Desperta Ferro Antigua y Medieval Nº 38: La Guerra de los Cien Años II - Poitiers

Desperta Ferro Antigua y Medieval Nº 38: La Guerra de los Cien Años II - Poitiers

Comprar Desperta Ferro Antigua y Medieval Nº 38: La Guerra de los Cien Años II - Poitiers

7,50 €
IVA Incl.
Cantidad
Últimas unidades en stock
2951
1 Artículo

De la Peste Negra a la víspera de la batalla de Poitiers por Daniel Franke (State University of New York)

El 4 de agosto de 1347, tras once largos meses de asedio, la ciudad de Calais abrió sus puertas al rey Eduardo III de Inglaterra. Con ella había ganado una cabeza de puente en Francia y, con el tiempo, un mercado para los excedentes de lana ingleses, pero el asedio había resultado ruinoso, hasta el punto de ser la operación militar más costosa para Inglaterra en toda la Edad Media. Para Felipe VI de Francia, los problemas eran otros. Su ejército había sido aplastado en Crécy, pero podía levantar otro. Lo que ningún contendiente pudo prever fue la llegada en el invierno de 1347 a 1348 de la peste bubónica.

¿Revolución o evolución? Dirección y organización militar durante la Guerra de los Cien Años por David Green (University of Nottingham)

La fase de la Guerra de los Cien Años, iniciada tras la batalla de Crécy (1346) conoció importantes cambios en la dirección y organización militar, tanto en Inglaterra como en Francia. Sin embargo, el verdadero alcance de estas reformas, especialmente si las consideramos en un contexto temporal amplio, ha sido objeto de debate y discusión entre aquellos especialistas que consideran que se dio una “revolución militar” y aquellos que, por el contrario, postulan que tan solo preparó las bases de la que aconteció en los siglos XVI-XVII.

Tácticas de caballería en el siglo XIV por Matthew Bennett (RMAS, Sandhurst)

Es indudable que la carga de caballería es algo muy sugerente para el público moderno, pero no debemos olvidar que la mayor parte del peso de la guerra se conducía en acciones poco o nada lustrosas. Los fundamentos de la guerra ya se habían establecido en el siglo XI: los castillos, u otras fortificaciones tales como las ciudades amuralladas, servían a modo de bases desde las que lanzar cabalgadas, incursiones que minaban la economía del contrario y amenazaban su autoridad. Robert Barlett argumenta, de modo muy convincente, que las fortificaciones, los caballeros y las ballestas, a las que debemos añadir las flotas conformaron los elementos propios del modo occidental de hacer la guerra. La estrategia consistía en el empleo de ejércitos reducidos, céleres, que dejaban tras de sí un reguero de destrucción a través del territorio enemigo. Este modelo se conoce por el galicismo chevauchée, aunque los textos castellanos y portugueses también lo mencionan.

Características:

  • Serie: Historia Antigua y Medieval.
  • Número:38.
  • Tamaño: 29,5 x 21.

16 otros productos en la misma categoría: