Desperta Ferro Contemporánea Nº 7: Stalingrado (II): ¡Ni un paso atrás en el Volga!
  • Desperta Ferro Contemporánea Nº 7: Stalingrado (II): ¡Ni un paso atrás en el Volga!

Desperta Ferro Contemporánea Nº 7: Stalingrado (II): ¡Ni un paso atrás en el Volga!

Comprar Desperta Ferro Contemporánea Nº 7: Stalingrado (II): ¡Ni un paso atrás en el Volga!

7,50 €
IVA Incl.
Cantidad
0 comentarios
2305
9999 Artículos

Operación Urano. Contraofensiva soviética en Stalingrado por David M. Glantz. La contraofensiva Urano fue tan exitosa como carente de precedentes. Por primera vez en todo el conflicto germano-soviético el Ejército Rojo logró penetrar en profundidad las defensas tácticas del Eje, ampliar la brecha hasta una profundidad operacional manteniendo la logística, rechazar el contraataque de fuerzas Panzer y motorizadas alemanas, y consolidar un frente interior y exterior en torno a una fuerza alemana cercada. Al final, una vez rechazados los intentos de rescate, era también la primera vez que destruía más de un ejército alemán. Una vez esfumada el 23 de diciembre cualquier posibilidad de reforzar o rescatar al Sexto Ejército, pese a la garantía de Hitler de que la ayuda estaba en camino, el papel estratégico fundamental de este era morir en el puesto mientras contenía tanto como pudiera e infligía el mayor número de bajas a sus enemigos. Paulus lo hizo hasta el 2 de febrero y, junto al atroz tiempo invernal, entorpeció seriamente el empleo de las fuerzas del Frente del Don en otros sectores. Así, la defunción del Sexto Ejército, aparte de minar significativamente la capacidad alemana para montar futuras operaciones ofensivas, fue además un duro golpe para su moral de guerra.

La muerte del Sexto Ejército en Stalingrado por French MacLean. La muerte del Sexto Ejército comenzó cuando elementos de los frentes soviéticos del Sudoeste y de Stalingrado se encontraron en Kalach el 23 de noviembre de 1942 y, pese a que tardaría aún 71 días en consumarse, el proceso resultó irreversible por la precariedad del dispositivo alemán, la incapacidad de sus fuerzas de operar de forma independiente y la brillantez de la planificación y los preparativos de la ofensiva soviética. El 30 de enero, grupos de combate aislados trataron de oponerse a los ataques nocturnos contra el perímetro al oeste y al sur de la ciudad, pero las tropas soviéticas consiguieron penetrar profundamente. Los soldados que permanecían ilesos formaron un perímetro en torno a la “Plaza Roja”. Hitler envió un mensaje de radio por el que ascendía a Paulus aGeneralfeldmarschall, a pesar de lo cual se rindió a las 11.30 en su cuartel general. El 2 de febrero, a las 8.14 horas, el General der Infanterie Karl Strecker, comandante del XI Cuerpo, transmitió al Grupo de Ejércitos del Don antes de rendirse que “el XI Cuerpo, con sus seis divisiones, ha cumplido con sus deber entre intensos combates hasta el final”. El Sexto Ejército alemán en Stalingrado estaba oficialmente muerto.

Características:

  • Serie: Contemporánea
  • Número: 7
  • Tamaño: 29,5 x 21
  • Páginas: 68

No te vayas sin ver nuestros polos.

16 otros productos en la misma categoría: