Nuevo Desperta Ferro Contemporanea Nº 23: La Batalla de Teruel Ver más grande

Desperta Ferro Contemporanea Nº 23: La Batalla de Teruel

Del Norte a Teruel. Las alternativas estratégicas por Hernán Rodríguez Velasco

Durante los cincuenta y cinco días transcurridos entre el 21 de octubre y el 15 de diciembre de 1937, la Guerra Civil española discurrió por un inédito periodo de “tranquilidad” en el que los partes oficiales de uno y otro bando apenas consignaban algunos tiroteos, cañoneos, intercambios de fuego de fusil y ametralladora, escasas rectificaciones de líneas, algún que otro hostigamiento sobre ciertas posiciones, limitados bombardeos aéreos y, en general, poca actividad que se resumía en las fórmulas “sin novedades dignas de mención” o “sin novedad de interés”. Sin embargo, en ambos bandos se estaba fraguando la lucha por la iniciativa que les permitiera hacerse con la victoria en una contienda que duraba ya alrededor de año y medio. Entre los diversos planes que se manejaban, el Gobierno, aunque había barajado alguna vez un plan para cortar el saliente de Teruel, prefería la opción de combatir en Extremadura; mientras que los franquistas querían hacerlo o bien al norte del Ebro, o bien en Madrid.

La ofensiva republicana por Carlos Mallench Sanz y Blas Vicente Marco

Siempre se ha hablado del factor sorpresa como elemento determinante en este triunfo, pero lo cierto es que se tenía noticia con antelación de que la República iba a desencadenar la batalla de Teruel, e incluso se conocían la fecha exacta y los efectivos aproximados (afirmación que puede comprobarse en los boletines de información de diversas unidades franquistas, como la 108.ª División). Aun así, los defensores no eran suficientes: una brigada para todo el perímetro del frente y otra en formación cerca de la ciudad; y no pudieron resistir la acometida de las cuatro divisiones republicanas enviadas a cortar el saliente, más las que dieron su apoyo presionando en diversos puntos e impidiendo que se ejecutaran las maniobras necesarias para salvar a las tropas de ser rodeadas. Con Teruel cercada, empezaba otra fase de la batalla.

La épica de las guerras del General Invierno por Vicente Aupí

Entre el 15 de diciembre de 1937 y el 22 de febrero de 1938, la nieve y el hielo vistieron de blanco con tanta frecuencia los escenarios de la batalla de Teruel que, para sobrevivir, el abrigo era más útil que el fusil. Las fotografías de soldados de ambos bandos, ataviados con sus respectivas mantas en bandolera, dieron la vuelta el mundo y forman parte de la iconografía de este episodio de la contienda española, en el que las bajas debidas a las temperaturas extremas desbordaron la capacidad de la sanidad militar. Hubo miles de congelados entre los combatientes (con toda probabilidad más de 15 000), pero los temporales de frío y nieve fueron mucho más allá y tuvieron, además, un impacto directo en los acontecimientos bélicos, hasta el punto de que la batalla de Teruel constituye un caso inédito en la historia de España, ya que la épica de las guerras del general invierno estuvo presente de la misma forma que en algunas de las grandes epopeyas de la historia de Europa.

Características:

  • Serie: Contemporánea
  • Número: 23
  • Tamaño: 29,5 x 21
  • Páginas: 67

6,95 €