Desperta Ferro Especiales Nº 15 Los Tercios V. Asia ss. XVI-XVII Ver más grande

Desperta Ferro Especial Nº XV Los Tercios V. Asia ss. XVI-XVII

Las Indias orientales, un universo tan exótico como difuso en el imaginario europeo del medioevo, fueron la quimera que desató la Época de los descubrimientos. En pos de las ricas especias, avezados marinos ibéricos exploraron aquellos vastos confines, donde, al igual que en América, el Tratado de Tordesillas estableció los límites de las zonas de influencia española y portuguesa. Con eje en las islas Filipinas, la frontera más lejana del imperio donde no se ponía el sol, la España de los Austrias afirmó en Asia una presencia que tendría ramificaciones hacia China, Japón, Indonesia y el sudeste Asiático, sin olvidar las islas del Pacífico y los territorios portugueses del Estado da Índia –de Ormuz, en el golfo Pérsico, hasta Macao– durante los sesenta años de Unión Ibérica. Los gobernadores y soldados de la Monarquía Hispánica hallaron, en aquella dilatada frontera, desafíos inéditos y enemigos muy distintos, desde temibles piratas chinos y japoneses hasta nativos irreductibles como los moros de Mindanao y los familiares corsarios de las Provincias Unidas, que querían fundar su propio imperio. La extensa geografía y la multiplicidad de islas hacían, además, de las fuerzas navales, un elemento indispensable. España construyó presidios y astilleros, reclutó tropas entre los nativos filipinos que prestaron valiosos servicios –caso de los cagayanes y, en especial, de los pampangos– e hizo un esfuerzo sostenido por extender su presencia en Asia con expediciones tan asombrosas como la que llevó a un puñado de aventureros a intervenir en la sucesión a la corona del reino de Camboya, o de tal envergadura como la que expulsó a los holandeses de las ansiadas Molucas, en 1606, por medio de la mayor armada y el mayor ejército españoles organizados en Asia en los siglos XVI y XVII. Este nuevo eslabón de nuestra serie de números especiales sobre los Tercios, los Tercios en Asia, nos traslada a la frontera más desconocida y exótica en la que bien que se batieron los soldados españoles de los Austrias, vive Dios.

El Pacífico de los ibéricos por Carlos Martínez Shaw – Universidad Nacional de Educación a Distancia

Las fechas clave de la primera globalización, conocida genéricamente como la “era de los descubrimientos”, se expanden a lo largo de treinta años: el descubrimiento de América por Cristóbal Colón (1492), la llegada a la India de Vasco de Gama (1498), el descubrimiento de la mar del Sur u océano Pacífico por Vasco Núñez de Balboa (1513) y la vuelta al mundo que inició una flota mandada por Fernando de Magallanes y completó Juan Sebastián Elcano (1522). Las conquistar españolas y portuguesas en Asia y el Pacífico, seguidas por el establecimiento de nuevas rutas comerciales, articularon un espacio mercantil extremo-oriental que ha podido ser llamado con justicia el “Pacífico de los Ibéricos”.

Legazpi y la conquista de las Filipinas por Miguel Luque Talaván – Universidad Complutense de Madrid

En la historia de la expansión ibérica por el Pacífico, uno de los hechos más destacados fue la conquista de las islas Filipinas entre 1564 y 1572 y su consiguiente incorporación a los Reinos de las Indias a través de su dependencia, como gobernación y capitanía general, del virreinato de la Nueva España. La de las Filipinas es una conquista que hay que dimensionar, ya que, en primer lugar, no se trató de la ocupación de todas las islas, sino tan solo de algunos puntos concretos de la isla de Luzón y del archipiélago de las Visayas. Y, en segundo lugar, porque solo fue el inicio de una larga serie de conflictos armados mantenidos por la Corona en zonas como la cordillera de la isla de Luzón o las regiones del sur insular dominadas por los poderes malayo-mahometanos, que se prolongaron durante todo el periodo hispano.

Los desafíos de las fuerzas españolas por Stephanie Mawson – University of Cambridge

El asentamiento español en las Filipinas requirió del envío regular de soldados desde México a través del océano Pacífico para apoyar las aspiraciones imperiales españolas. A lo largo del siglo XVII, cerca de 15 600 soldados realizaron este periplo. La cifra excede a los demás colonos españoles en el sudeste asiático y el Pacífico en una proporción de siete a uno. Estos soldados fueron responsables de ampliar y mantener el control español a través del archipiélago y más allá. Se embarcaron en expediciones de conquista, apoyaron las labores evangelizadoras de los misioneros, defendieron el archipiélago frente a la amenaza de los piratas holandeses y moros y sofocaron las rebeliones internas. La capacidad militar española, a pesar de sus amplias funciones, se enfrentó a desafíos considerables que, en última instancia, limitaron el dominio colonial.

Características:

  • Serie:Especiales
  • Número: 15
  • Tamaño: 29,5 x 21
  • Páginas:80

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

8,50 €