Desperta Ferro Especial Nº XXX: La Armada Española V - 1650-1700
  • Desperta Ferro Especial Nº XXX: La Armada Española V - 1650-1700

Desperta Ferro Especial Nº XXX: La Armada Española V - 1650-1700

Comprar Desperta Ferro Especial Nº XXX: La Armada Española V - 1650-1700

8,50 €
IVA Incl.
Cantidad
Últimas unidades en stock
2930
1 Artículo

La estrategia marítima española bajo Carlos II por Christopher Storrs (University of Dundee)

La monarquía global española fue un ente disperso; dividido, pero también conectado, por numerosos mares –el Mediterráneo, el Atlántico, el Pacífico– de tal manera que su articulación y defensa bajo Carlos II dependía –como lo había hecho con sus predecesores– no solo de sus ejércitos, sino también de sus flotas. Carlos y sus ministros comprendían perfectamente la importancia del poder naval y, en general, con el último Habsburgo la monarquía actuó en el mar, tanto dentro como fuera de Europa, mucho mejor de lo que generalmente se ha considerado.

La financiación de las armadas por José Manuel Serrano (Universidad de Sevilla)

Durante la segunda mitad del siglo XVII, los problemas de financiación y mantenimiento de las armadas españolas derivaron en una casi extinción del poder naval español. Uno de los aspectos clave, y que no se suele tener en cuenta, es el relacionado con la tecnología de la maquinaria bélica. El buque de guerra fue hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX la máquina de combate más costosa, con una inversión en tecnología y construcción asombrosa. La necesidad de estar a la vanguardia propiciaba tensiones presupuestarias que la monarquía española en plena crisis difícilmente se podía permitir. Sin embargo, la disputa por los mares empujaba a España a seguir invirtiendo sumas astronómicas recurriendo a un aumento de la deuda y de los tiempos de construcción.

La colaboración naval y comercial hispano-neerlandesa por Manuel Herrero Sánchez (Universidad Pablo de Olavide)

Durante la segunda mitad del siglo XVII y en su enfrentamiento contra la Francia de Luis XIV, la Monarquía Hispánica contó con la alianza de la república de las Provincias Unidas de los Países Bajos, que, una vez reconocida su independencia como Estado soberano por la Paz de Westfalia en 1648, se convirtieron en el mayor socio naval y mercantil. Dicha colaboración adoptó un camino diferente al que se había establecido hasta el momento con los asentistas particulares de galeras genoveses y se sustentó en la apertura de los mercados hispanos en condiciones muy favorables, el aprovisionamiento de pertrechos navales y de barcos, la protección de las rutas que enlazaban los dispersos dominios de la monarquía, la concesión de apoyo logístico para que los navíos neerlandeses recalasen en los puertos del rey católico y la creación de escuadras conjuntas para combatir a enemigos comunes.

  • Serie: Especiales
  • Número: XXVI
  • Tamaño: 29,5 x 21

16 otros productos en la misma categoría: