Desperta Ferro Contemporánea Nº 25: Tobruk, 1941 Ver más grande

Desperta Ferro Contemporánea Nº 25: Tobruk, 1941

La guerra de Wavell por Douglas Porch (Naval Postgraduate School)

El inicio de 1941 sorprendió a los británicos inmersos en una guerra que apenas eran capaces de sostener. La interpretación histórica tradicional sobre el Mediterráneo en la Segunda Guerra Mundial sostiene que este fue un “teatro de operaciones sobrevenido”, un encontronazo  no planeado promovido por la “guerra paralela” de Mussolini –una estrategia nebulosa dirigida a expandirse más allá de lo que el Duce llamó la “prisión mediterránea”–. Sin embargo, estudios más recientes sugieren que, mientras que el conflicto había llegado a una especie de punto muerto en el norte de Europa, tanto Churchill como el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt consideraron que el mar interior podía ser el lugar en que los anglo-norteamericanos serían capaces de combatir al Eje con cierta ventaja.

La ofensiva de Rommel hasta Tobruk por Julian Shales

Tras su llegada a África, Rommel pensó en seguida en lanzarse al ataque, sobre todo contra un enemigo que, tras sus espectaculares triunfos entre diciembre de 1940 y febrero de 1941 (Operación Compass), había quedado muy debilitado por la necesidad de enviar tropas a otros escenarios. Los alemanes aprovecharon pues la tenue defensa británica en Cirenaica para lanzarse a la conquista de la región, repeliendo a los británicos y australianos hasta Tobruk, donde se atrincheraron y resistieron, un hecho que tuvo mucho que ver con que su derrota inicial no fuera tan absoluta, ni las bajas que sufrieron tan elevadas como se ha dicho en muchas ocasiones.

Tobruk, la vida bajo asedio por Robert Lyman

Los desafíos presentados por el entorno natural de Tobruk  fueron considerables, y el más importante de ellos, para quienes no podían disponer de los puestos fortificados, trincheras hormigonadas y búnqueres subterráneos preparados por los italianos, o de las cuevas naturales, era tratar de sobrevivir en la hostil costra rocosa que era la ancha parcela de desierto que se extendía dentro del perímetro, en la que resultaba difícil excavar algo más profundo que los meros arañazos en que consistían los cráteres de los proyectiles de artillería. La solución más habitual fue construir refugios de roca en torno a dichos agujeros superficiales y, en breve, los amontonamientos de piedras se convirtieron en evidentes delatores de la ubicación en que se posicionaban secciones y compañías. En particular, fueron las unidades de artillería, de campaña y antiaérea las que se vieron obligadas a vivir, como trogloditas, en estos inconfortables hogares temporales, que además debían compartir con diversas criaturas entre las que se incluían gran cantidad de ratas, pulgas y moscas.Características:

  • Serie: Contemporánea
  • Número: 25
  • Tamaño: 29,5 x 21
  • Páginas: 68

Pásate por nuestra sección de regalos.

8,00 €